Uncategorized

PSICOTERAPIAS SEXUALES

Terapia Psicológica y su importancia para la salud mental

“La mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella”.
Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés

PROPUESTA DE DIAGNÓSTICO Y TERAPÉUTICA, SEGÚN EL ENFOQUE SISTÉMICO

En general en los estudios de EP, no se han tomado en cuenta factores como: alteraciones del deseo, actividad sexual poco viable, variables relacionales concomitantes /no concomitantes, de la orientación sexual (homo-hetero, bisexual) y de la edad del individuo o de la relación. Por otra parte, no hay un acuerdo consensuado en la definición de la EP, confrontándose a los terapeutas con una plétora de modelos de tratamiento y estrategias recomendadas y evaluadas de diferentes modos. Se estima que la mayoría de los terapeutas, centran su estrategia desde un enfoque cognitivo-conductual, basado en: la información, educación, aprendizaje de habilidades, desensibilización in-vivo, actuando sobre el stress de rendimiento, angustia y una intervención directiva, dando gran importancia a enfocar el trabajo terapéutico en la pareja, creando ciclos de respuesta más satisfactorios y coordinados, mediante ejercicios en su hogar. (Rosen, Porst y Montorsi, 2004).

Sin embargo, el enfoque sistémico conceptualiza la EP y su tratamiento desde una perspectiva sistémica por interacción de subsistemas (físico, afectivo, simbólico y comportamental), dentro del individuo y entre individuos. Esto es particularmente interesante, en casos en que la EP, además está afectada por la relación de pareja, donde el camino de la causa hasta el problema no es lineal. Los patrones pasados y presentes de la pareja, tanto los cambios como los atascos son parte del foco en el proceso terapéutico. Es por eso, que en general las técnicas de intervención son más amplias y comprenden: análisis de las dimensiones emocional/relacional; educación/información sobre el funcionamiento sexual; técnicas cognitivas (investigar y cambiar creencias) e intervenciones conductuales (ejercicios de comunicación, trabajos de ejercicios sexuales para la casa).

A modo de ejemplo y siguiendo el concepto de terapia sistémica sexual, para Helen Singer Kaplan, el objetivo principal consistiría en hacer que el varón concentre su atención repetidamente sobre las sensaciones que rodean el orgasmo, mientras hace el amor con su compañera, junto con generar una mejor comunicación con su pareja. Se subraya el hecho de que son “ambos integrantes de la pareja” quienes tienen el peso de la responsabilidad por el éxito del tratamiento. Los determinantes transaccionales serian importantes en la génesis y en el tratamiento de los trastornos sexuales. “Los síntomas sexuales son el producto de la interacción de dos compañeros”. Un mejor desempeño en el funcionamiento de uno de los cónyuges reorganizaría positivamente el sistema marital. Finalmente, tanto el marido como su mujer se 42 suelen beneficiar de estos cambios. Pero al principio, el proceso del cambio puede movilizar un grado de ansiedad y resistencia, requiriendo un manejo adecuado para que el tratamiento tenga un resultado exitoso. (Kaplan 1974). Por lo tanto, la terapia sistémica tendría las siguientes ventajas de flexibilización terapéutica:

  • a) Es interaccional, tomando al individuo en relación a su pareja y otros.
  • b) Permite la asociación e integración de lo físico con lo psicosocial.
  • c) No requiere constructos patológicos y/o deficiencias, para tratar el problema (no rotula al paciente). (Heiman, 1995).

El proceso terapéutico:

Intervención y estrategias Inicialmente en la terapia, es tarea del terapeuta y del cliente explorar el contenido, contexto y funciones de esta disfunción con el fin de proponer intervenciones. A medida que la terapia avanza los niveles de integración o aislamiento de la pareja se clarifican. La evolución del proceso terapéutico de las disfunciones sexuales usualmente requiere atención en los siguientes focos:

  • a) descripción detallada de la queja por ambos integrantes de la pareja.
  • b) un entendimiento y formulación de los temas interacciónales claves de cada persona, especialmente los relacionados con la sexualidad.
  • c) intervención flexible basado en los temas interacciónales. (Althof, 2007).

Descripción de contenidos en las narrativas

Es importante escuchar cómo la queja es estructurada, con el orden y el énfasis que cada persona le da a ésta. Es importante preguntar y escuchar qué significa para cada uno la relación sexual y la EP y resumir que requiere cada pareja y que desean decir sobre ellos mismos o de su relación de pareja. Se les puede preguntar a la pareja, si su problema sexual fuese resuelto, que pasaría positiva o negativamente. A menudo las personas responden con sorpresa a esta pregunta orientando al terapeuta en las claves de la terapia. Es importante clarificar si los cambios buscados por las personas es por ellos mismos o por el otro. Si las personas sienten que no existen razones para estar en terapia excepto para el placer del otro, el terapeuta puede evaluar el nivel de resentimiento y el rango de los problemas interacciónales.

La relación de pareja también ayuda y mantiene la culpa de los asuntos intrapsíquicos. Por ejemplo: el hombre adulto medio que se siente “abatido” o que “ha sido abatido” sexualmente, inicialmente culpa a su señora rechazándola y desinteresándose de su sexualidad. Aunque ella contribuye a su ambivalencia sobre su masculinidad, ella no lo creó. Esta es una distinción importante de analizar por el terapeuta para crear una sensación en la pareja de responsabilidad y eventual solución. Asimismo, el terapeuta debiera evaluar las imágenes que la esposa da a la sexualidad, al poder y a los hombres. La atmósfera terapéutica debe optimizar el desarrollo de la vida sexual de ambos. (Althof, 2007).

Los temas interacciónales se aclaran al preguntar a cada persona sobre cómo las parejas se llevan fuera de la relación sexual (por ej. alrededor de los juegos, trabajo, vida familiar) y cómo es el acercamiento al sexo (detalles de cómo ha sido el sexo para ellos, cuándo fue mejor, con otras parejas, qué ha pasado en el tiempo, cuándo comenzaron los cambios, etc.).

Hay terapeutas que describen esto como un proceso gradual de deterioro en la relación de pareja, que a veces se relaciona con temáticas referentes a una infidelidad, nacimiento de un hijo, enfermedad o pérdida del trabajo. Habitualmente esta información es suficiente, pero existen algunos temas de relaciones a la familia extensa (familia de origen), que pueden ser de valor en la construcción y el entendimiento en los temas claves de dichas relaciones, con especial atención, pero no exclusiva en la sexualidad (Althof, 2007).