Uncategorized

EYACULACIÓN PRECOZ O PREMATURA

Eyaculación precoz (II) | Blogs Quirónsalud

“Lo bello es aquello que es inteligible sin reflexión”.
André Maurois (1885-1967) Novelista y ensayista francés.
“La belleza, como el dolor, hace sufrir”.
Thomas Mann (1875-1955) Escritor alemán.
“Que procedas del cielo o del infierno, qué importa,
¡Oh, Belleza! ¡Monstruo enorme, horroroso, ingenuo!
Si tu mirada, tu sonrisa, tu pie me abren la puerta
De un infinito que amo y jamás he conocido”.
Charles Baudelaire (1821-1867) Escritor, poeta y crítico francés.


PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

En algunos aspectos nunca ha sido un mejor tiempo, para hacer terapia sexual, por una parte se han explicitado las nuevas aspiraciones de la mujer en el ámbito de la sexualidad y por otra parte, vivimos en una sociedad que envejece con esperanzas de vida mayores, donde los adultos creen que una vida sexual funcional, permite obtener placer, pero también contribuye a mejorar la salud física y emocional. La mayoría de los hombres adultos y mujeres post menopáusicas, desean disfrutar una vida sexual activa tanto como las parejas jóvenes. Por tanto, las altas expectativas se reflejan en todas las edades y etapas de la vida del ser humano, deseando que estas se cumplan. Las disfunciones sexuales se caracterizan por una alteración del deseo sexual, por cambios psicofisiológicos en el ciclo de la respuesta sexual y por la provocación de malestar y de problemas interpersonales (DSMIV). Definiéndose como trastornos psicosomáticos que impiden a la persona realizar el coito o gozar de él (Singer Kaplan, 1974).Las disfunciones sexuales comprenden trastornos del deseo sexual, trastornos de la excitación sexual, trastornos del orgasmo, trastornos sexuales por dolor, disfunciones por problemas médicos generales, disfunción sexual inducida por sustancias y disfunción sexual no especificada. (DSMIV) En las disfunciones sexuales masculinas la eyaculación prematura es una consulta de alta frecuencia. Los sexólogos, médicos, psicólogos y otros profesionales de la salud, no han llegado a un total acuerdo respecto a la definición diagnóstica de la EP y a su tratamiento posterior, existiendo diversos planteamientos respecto a las causas, orígenes y constructos que expliquen la EP.

El objetivo de este libro, es dar una visión para los pacientes , hacer una exploración de las diversas definiciones diagnósticas y las vertientes teóricas 32 principales con respecto a la EP, desde su identificación como disfuncionalidad sexual, junto con revisar las principales contribuciones terapéuticas integrando aportes cognitivo conductuales y un enfoque sistémico relacional. Es así como, recientes perspectivas han retomado en el concepto de la EP, el “tiempo de latencia eyaculatorio intravaginal en hombres” (TLEIV), el control voluntario sobre la eyaculación, la satisfacción sexual, distress, los que han sido integrados e incorporados en la temática de la EP. Ejemplo de esto es el estudio de Patrick (2005), realizado en 1587 sujetos, quienes fueron divididos en dos grupos: sujetos con o sin EP, evaluados según los criterios del DSM-IV TR. Se les enseño a los sujetos y sus parejas, técnicas de parada-arranque y se les proporcionó registros sexológicos; instruyéndoles a registrar el TLIEV en un periodo de 4 semanas. El sujeto y su pareja también de manera independiente completaron una encuesta individual, anotando el grado de control voluntario, satisfacción sexual y grado de distress o angustia.

La media de TLIEV fue de 1,8 minutos en los EP y 7,3 minutos en los no EP. Sin embargo, hubo una gran sobreposición de ambos grupos en el intervalo de 2 a 4 minutos, sugiriendo que solamente el tiempo no es un buen criterio diagnóstico de la EP. Lo más interesante fue el concepto de control eyaculatorio, éste fue considerado mejor criterio diferencial para los pacientes entre el status de EP/noEP, que TLIEV.

Los hombres con EP manifestaron un mayor distress y menos satisfacción sexual que los noEP. Los resultados de este estudio sugieren que el tiempo solamente no define la EP, más bien es un diagnóstico con dimensiones múltiples. Información con respecto al control voluntario, satisfacción sexual y distress son factores fundamentales para dividir ambos grupos.

Mientras que 95% de los no EP superaron los 1,88 minutos y sólo el 50% del los EP superaron este límite. (Patrick, 2005) Los resultados obtenidos en el estudio precedente, confirmarían que los métodos de diagnósticos y terapéuticos son difíciles de generalizar para llegar a un consenso entre los profesionales de la Salud.