BlogErotismo y AmorPublicaciones/VideosSexologiaSociedad-Tendencias

¿ADIÓS AL PUNTO G? CONOZCA LAS ZONAS A, U y K

Fabiola Melo,  La Nación.cl el 02-11-2011


 

A pesar del desconocimiento médico, la posibilidad de encontrar nuevas zonas erógenas es una verdad latente.

Durante años nos hemos esforzado apasionadamente por buscar y encontrar ese famoso y a veces esquivo punto G. y entre tanta dedicación, hemos abandonado otros puntos erógenos que sin duda nos podrían llevar a explorar otras sensaciones aún más placenteras; escondidas pero esperando ser descubiertas.
El placer femenino está lleno de mitos, muchos alrededor del punto G, el cual es considerado el causante del máximo placer; sin embargo, mientras algunas aseguran haberlo encontrado, otras niegan su existencia y les es prácticamente imposible pensar en otras zonas erógenas, como la A, la U y la K.

El año 2008 la revista especializada Journal of Sexual Medicine publicó un informe de los investigadores de la Universidad Italiana de l’Aquila que aseguraban haber comprobado científicamente la existencia del punto G. otro estudio publicado por la revista, ahora de científicos del Kind’s College, reveló a principios del año 2010, que no podía determinarse su existencia.
Respecto a este último, incluso los detractores del punto G encontraron que era un estudio mal diseñado. En febrero de 2010 un grupo de ginecólogos franceses declaró que era una falta de respeto a las mujeres. La doctora gineco-obstetra Alexandra Jádresic también se cuestionó los resultados del estudio. “No preguntaron sobre la historia sexual, ni sobre actitudes respecto al sexo, ni sobre las técnicas empleadas, o si se sentían cómodas con su pareja actual. Había pacientes hasta de 83 años”, explicó.

La especialista de la Universidad de Chile, señala que actualmente hay un tremendo debate científico sobre la existencia del punto G, “a pesar de que miles de mujeres en el mundo y también sus parejas tienen total certeza de dónde y cómo encontrarlo y saben perfectamente cómo disfrutarlo”.

El debate científico en cuestión ha dado pie, cuenta la especialista para los estudios más diversos: estudios con ecotomografía, estudios utilizando bases de datos sobre mellizas, estudios de autopsia de mujeres, estudios con biopsia de la vagina. “También ha motivado incontables artículos de prensa, opiniones en blogs, libros, videos y uso de cuanto medio tenemos disponible como humanidad para dar opiniones” sentencia.
El Doctor Antonio Salas Vieyra, urólogo y sexólogo del Instituto de Sexología y Presidente de la Sociedad de Sexología y Educación Sexual afirma que “hay escuelas y escuelas y eso de dar nombres a las zonas erógenas, algunas escuelas lo harán, pero no todos le creemos”. El experto a diferencia de los dedicados a descubrir este tesoro femenino del punto A,U y K, señala que “no los conozco y no me he preocupado nunca de averiguar eso”.

El Doctor Adrián Sapetti, médico siquiatra, sexólogo clínico y Director del Centro Médico Sexológico señala que si bien “hay discusión sobre le punto G, los demás son puntos que algunos han descrito, pero que no tienen un correlato anatómico y fisiológico. es muy inexacto, del único que se puede hablar en serio es del punto G”.

 

Punto G

La Doctora Jádresic señala que «el mítico punto G se encuentra en la pared anterior de la vagina, o sea, la pared de adelante, aproximadamente a un tercio de camino entre la entrada y el fondo de la vagina y generalmente alrededor de un centímetro de profundidad». Fue presentado el año 1950 por el ginecólogo alemán Ernest Grafenberg, como la zona capaz de provocar una sensibilidad inimaginable durante el acto sexual.
El Doctor Sapetti señala que “si quisieras buscarlo lo más fácil es que te acuestes en la cama con algunas almohadas bajo la pelvis de tal manera que la entrada de la vagina quede elevada (similar a la posición ginecológica). Luego que tu compañero lubrique sus dedos y tu vagina, y busque una zona más rugosa ubicada en la pared anterior, sin presionar fuerte ni constantemente sino más bien suave y moviendo el dedo de derecha a izquierda y hacia atrás o en círculos: o sea, pasar por el punto G sin apretar ni concentrarse en él directamente».

El Doctor Vieyra, señala que “el gran punto erógeno es el clítoris, el punto más sensible de la sexualidad femenina, que comprende el glande, el cuerpo del clítoris y las ninfas”. El especialista afirma que «el punto G corresponde a la uretra y ahí estarían todos los puntos”.

 

 

Punto A

Fue el Doctor malayo Chau Chee Ann que en 1993 afirmó la existencia de esta zona. Estaría ubicado en la misma pared vaginal pero más atrás, a medio camino entre el punto G y el cuello de la vagina. Según su descubridor, estimulando el punto a se puede erradicar los males de la anorgasmia y sequedad vaginal.

De acuerdo con un grupo de investigadores la estimulación del punto A produciría según Sapetti: mayor, más rápida y prolongada lubricación, mayor excitación y múltiples orgasmos.
Las posiciones que favorecerían, durante la penetración, la estimulación de ambos puntos serían: la mujer boca abajo y el varón detrás suyo, sentada en el borde de la cama y él arrodillado delante y la mujer en posición como los animales («more ferarum» = «como las fieras»), también popularmente llamada «del perrito», comenta Sapetti.

 

Punto U

Se encuentra en la uretra, separando los labios mayores entre el clítoris, que por su cercanía se lo confunde con él, y el comienzo de la entrada de la vagina.

Para su estimulación se necesita una firme presión o pasando la lengua si prefiere la técnica oral por el área uretral. El orgasmo no se alcanza sólo con la estimulación del punto U, necesita ser complementado con la estimulación de la región clitoridiana y de los otros puntos (G y A), además de la penetración.

Lo ideal es cuando la mujer se encuentra encima del hombre y ella se inclina hacia delante. Otra técnica coital favorecedora es cuando el hombre frota su pelvis contra el área clitorídea de la mujer, así aumenta la estimulación del punto U o bien cuando ella permanece sentada atrapándolo con sus piernas mientras él se encuentra de frente de rodillas.

Según Kim Cattrall (Samantha en sex and the city) es más seguro de conseguir en pareja y lo explica en su libro “Satisfaction, the art of the female orgasm”. según Cattrall “la primera vez, muchas mujeres vuelan hasta el clímax en boca del hombre hasta no poder seguir más. El hombre debe dibujar con su lengua círculos alrededor del clítoris, apenas tocándolo, para luego ir aumentando paulatinamente el contacto hasta que la mujer esté lista para más».

 

Punto K

La terapeuta sexual Bárbara Keesling el año 1998 dio a conocer su “pasaje misterioso”, el punto K (por su apellido). la autora de “cómo hacer el amor toda la noche” y “el súper orgasmo sexual” presentó una zona que podía dotar de un intenso placer, sin necesidad de ser una experta en la cama. El lugar se encontraría al final de la vagina, casi llegando al cuello del útero, un lugar poco explorado y dificil de llegar.

Lo importante es que se encuentre una forma de disfrutar la sexualidad que sea agradable y aceptable para ambos, y si en este sentido les parece interesante explorar otras sensaciones en la vagina, la zona con mayor sensibilidad erógena, bienvenido sea. Y así contribuirán a los especialistas que aún no se ponen de acuerdo que tan cierto hay de estos grandiosos puntitos.